Buscar

Suzanne Valadon

Cuando me decidí a visitar el Museo de Montmatre de París no pensaba encontrar una

de las historias más fascinantes y poco conocidas del mundo del arte durante los años de

mayor explosión artística en París: la transformación deMarie-Clémentine Valade

trapecista y modelo de grandes artistas a Suzanne gran artista contemporánea y la

primera mujer en administrar la Société Nationale des Beaux-Arts.




 

El Museo de Montmatre es la antigua casa de Marie-Clémentine Valade. Hija de madre soltera en los arrabales de París, Marie tuvo desde pequeña que buscar alternativas para poder sobrevivir. Fue costurera, vendedora de fruta y trapecista. Un accidente la apartó del circo y comenzó a posar como modelo a los pintores que por aquella época buscaban en este barrio la inspiración para sus obras. Artistas de esa época consagrados como Degas, Toulouse-Lautrez, Renoir tuvieron ante su lienzo la figura de Marie.


 

Esta historia de transformación empieza con el nombre. El nombre como representación de tus valores, de lo que eres y de lo que haces. En resumen de tu marca personal. El cambio de Marie por el de Suzanne no fue un cambio aleatorio sino que está relacionado con la historia de Susana y los viejos, fábula de la versión griega de la Biblia.

La historia de Susana es la de una joven a quien dos viejos espían durante el baño.


 

La intentan obligar a tener relaciones sexuales con ellos. Susana no cede a sus amenazas y es acusada de adulterio. Al final se acaba probando la falsedad de la imputación, con lo que Susana se salvó y los ancianos fueron ejecutados.

Degas, quien le compró varios de sus lienzos, realizó una metáfora de cómo los pintores, mucho mayores que ella, la observaban y la codiciaban, aunque solo fuera para representarla en un lienzo y fue cuando cambio su nombre por el de Suzanne.

 

Otro aspecto importante de esta transformación de modelo a pintora es la mentorización, la formación y la experiencia como aspectos claves de tu crecimiento. Suzanne contó con los mejores maestros de arte y aprendió de ellos las técnicas que le permitieron adentrarse en el mundo de la realización.

También aprendió de su energía y las ayudas que le brindaron para sus comienzos. Por esta razón, a la vez que iniciaba sus pasos en el mundo del arte, empezó a reunir a los artistas en su casa, y fue la primera mujer en administrar la Société Nationale des Beaux-Arts. ¿No esto a lo que nos referimos cuando hablamos de networking?

Esta fascinante historia de resiliencia y cómo sacar partido de lo que tienes ( en el caso de Marie su talento) es una inspiración para afrontar cualquier proceso de cambio que queramos hacer. En resumen, los tres puntos que no debemos olvidar:

1.- Conocer tus fortalezas y creer en ellas. Descubrir tu marca personal 2.- Contar con personas que te apoyen en tu camino y en quien puedas confiar 3.- Formarte en aquello que quieras hacer.

4 visualizaciones0 comentarios

Blog